Syöna Fox

jueves, 14 de marzo de 2019

Zumo de zanahoria, naranja y limón



Hoy ha llegado la licuadora que compré ayer por Amazon y la he estrenado con un zumo a base de:

• 3 zanahorias
• 2 naranjas 
• 1/2 limón 

He pelado toda la fruta y la he pasado pieza a pieza, cortándola en pedazos y la verdad es que ha quedado muy rico. 



Así que, debido al éxito del primer zumo, he arrasado con la frutería y he comprado mangos, papayas, frambuesas, piña, sandía, melón, mandarinas, manzanas, peras, pepino, plátano, apio y uvas. Os iré contando qué tal los próximos experimentos. 
Leer más

viernes, 1 de marzo de 2019

Bienvenidos al mundo Aspie

El martes, mi hijo y yo tuvimos cita con nuestra nueva psiquiatra de la USMI (Unidad de Salud Mental Infantil) a las 12:30. Ya habíamos tenido una cita con ella anteriormente en la que no solo preguntó por él sino que quiso saber cómo fue el embarazo, cómo viví los primeros años como madre y características del comportamiento y la personalidad de mi hija pequeña. Esta vez quiso hablar con él a solas pero él prefirió que yo estuviera presente durante la entrevista porque le hacía sentirse más seguro. Así pues, me quedé dentro con ellos, pero sin poder intervenir en la conversación. Lo primero que llamó la atención de la doctora fue el jersey de mi hijo de una galleta navideña. Le preguntó si no era muy tarde para ropa navideña y él le explicó que cogía lo primero que encontraba en el armario. Entonces ella le preguntó si no le preocupaba su aspecto a lo que él le dijo que no, que le daba igual. Así comenzaron a dialogar sobre qué imagen tenían los demás de él y pidió permiso para emplear las mismas palabras que utilizaban sus compañeros y otras personas para describirle:

—Gilipollas, pesado, idiota, cerdo...

Ella le preguntó si sentía que fuera verdad y él procedió a encogerse de hombros, si todos lo pensaban, posiblemente fuera cierto pero le dijo que quería cambiar eso, que quería tener un comportamiento adecuado para poder relacionarse con los demás sin problemas para así hacer amigos. Aquí empezaron a hablar sobre la amistad. Para Cristian la amistad es poder hablar con alguien de todo lo que te sucede y que esa persona no te juzgue, sino que te apoye y ayude cuando lo necesitas y para él solo hay una amiga, Silvia, una compañera de su instituto diagnosticada de Asperger. "Solo me llevo bien con la gente que es como yo", afirmó, mirando al tablero de la mesa. Cuando la doctora quiso ver qué diferencias veía entre una amistad y una relación de pareja, en un principio no supo qué responder pero, tras meditarlo un poco, al final, pudo dar una respuesta.

—Supongo que la relación es más íntima que con un amigo, hay mayor confianza. Ser novios es como una prueba para ver si se llevarían bien si se casaran más adelante.

Ella quiso hacerle ver que hay diferencias en el trato físico pero ahí Cristian se bloqueó hasta que ella le dijo que si se besaría con un amigo o una amiga. "¡Ah, te refieres a enrrollarse!", exclamó como quien acaba de descubrir algo insólito. Ella afirmó con una sonrisa. Claro que conocía esa diferencia pero a él le preocupa lo intelectual y filosófico, no lo físico. De hecho, le dijo que cuando tuviera pareja, jamás la besaría sin su consentimiento porque el año pasado tuvo un malentendido con una niña que intentó difundir el rumor de que había abusado de ella (algo que se resolvió esa mista tarde hablando con los familiares de la menor y profesores del centro pero que a él le sigue afectando por lo que pudo llegar a haber sido de haberse extendido aquel rumor). Aquí me emocioné porque recordé a la perfección aquella tarde en la que me dijo que se quería tirar por una ventana "para dejar de darme problemas" y vi que él seguía traumatizado por todo aquello.

Ella le hizo varias preguntas sobre sus sentimientos y Cristian le contó que sobre todo sentía ira, tristeza, frustración y soledad cuando estaba en el instituto o se relacionaba con otras personas porque estas  perdían pronto la paciencia con él. Cuando le preguntó qué se veía haciendo dentro de diez años, respondió que seguiría viviendo conmigo y se estaría preparando para hacer las pruebas de acceso a la universidad para estudiar algo relacionado con las ciencias.

La doctora tuvo claro el diagnóstico tras esta charla (y tras haber estudiado previamente informes anteriores) y allí apareció la palabra por primera vez en su historial: ASPERGER. Por fin teníamos un diagnóstico que realmente encajaba con él pero, quedaba la mala noticia: la Seguridad Social no podía ayuda más. Las terapias de habilidades sociales o conductuales se dan a nivel privado, en nuestro caso, recurriendo a la Asociación Asperger de Valencia.

Cuando ya salimos de consulta y nos disponíamos a abandonar el edificio, una chica que estaba de prácticas con la doctora llamó a Cristian y le llevó frente a un pilar en el que había un cartel informativo sobre el Asperger. Le dijo que podría ser todo lo que él quisiera ser, que casi todos los genios habían sufrido algún trastorno mental. Hicimos foto al cartel y lo comparto con vosotros.


De camino a casa llamamos al instituto para informarles del nuevo diagnóstico y también a la Asociación Asperger de Valencia para concertar nuestra primera cita con ellos. Cuando esa misma noche informé en Instagram Stories y otras Redes Sociales sobre el diagnóstico de mi hijo, recibí varios mensajes de apoyo y, al día siguiente, anuncié que tenía intención de redactar entradas de blog, subir vídeos... con material sobre Asperger, contando mi propia experiencia con la convivencia con mi hijo y, si él quiere, su propio testimonio. Mucha gente me animó a hacerlo y, aquí estoy, con esta primera entrada que espero sea de vuestro agrado.

Os dejo aquí a modo de despedida varias (muchas) imágenes de esos mensajes que he ido recibiendo. Gracias por leerme y, sobre todo, gracias a todos aquellos que se han puesto en contacto conmigo narrándome su propia experiencia, mostrándome vuestro apoyo. Hacéis que mis primeros pasos en el mundo Aspie sean más seguros y reconfortantes.










































Leer más

miércoles, 23 de mayo de 2018

Calabacín con pavo y queso



Ingredientes:

  • 1 calabacín grande
  • Lonchas de pavo
  • Queso en lonchas Havarti
  • Queso rallado
  • Orégano
  • Una pizca de sal
  • Aceite de oliva virgen extra
Elaboración:

Pincelar con aceite de oliva una bandeja de horno. Cortar el calabacín en rodajas más bien finas. Poner una primera capa de calabacín en la fuente de horno con un poquito de sal. Una segunda capa de pavo en lonchas y una tercera capa de queso en lonchas. Por último, otra capa de calabacín y espolvorear queso rallado por encima, orégano y al horno.
Hornear con el horno precalentado a 180º, calor arriba y abajo hasta que el queso empiece a gratinarse.
Servir bien caliente. 
Leer más

martes, 22 de mayo de 2018

Pasta con salmón



Ingredientes:
  • Pasta de vuestra elección 
  • 1-2 lomos de salmón fresco sin espinas
  • Champiñón fresco o de lata
  • Media cebolla
  • 1 brick pequeño de nata líquida (crema de leche). 
  • Sal y pimienta
Elaboración:

Poner un cazo con agua y un puñado de sal al fuego y una vez hirviendo, introducir la pasta, siguiendo las instrucciones y tiempo de cocción. Mientras hierve la pasta, preparar la salsa de salmón. 

En un cazo o sartén poner la cebolla picada finamente a pochar. Una vez transparente, añadir los champiñones y dorar unos minutos, hasta que evapore el agua que suelen soltar. Luego introducir los filetes de salmón fresco y con la ayuda de una paleta de madera desmenuzar al gusto en trozos más grandes o pequeños. Una vez cocinado el salmón, incorporar la nata líquida. Salpimentar al gusto y dejar cocinar unos minutos a fuego bajo hasta que la salsa espese un poco.

Una vez escurrida la pasta mezclar bien en un recipiente con la salsa de salmón. Servir espolvoreándola con un poco de queso parmesano rallado.
Leer más